Éxitos y fracasos del Judisoft

On 16 Noviembre, 2012 by admin

Éxitos y fracasos del Judisoft

por Javier Rojas Wiemann[1]


SUMARIO

1. El sistema de gestión jurisdiccional.

1.1. Éxitos.

1.2. Fracasos.

2. El expediente electrónico.

3. Propuestas.

1. El sistema de gestión jurisdiccional. Generalidades

¿Qué es el Judisoft? Para jueces y funcionarios consiste en un sistema informático, por demás complicado, implantado por la Corte Suprema de Justicia, para su utilización como parte del Programa de las Naciones Unidas para el fortalecimiento institucional. Es un sistema de gestión jurisdiccional que conlleva así, la dedicación del tiempo de los mismos, primeramente a conocer sus funciones, y luego a utilizarlas.

Cada funcionario cuenta con un usuario propio, que permite al sistema y al administrador, identificarlo exclusivamente. Dependiendo del funcionario que fuere, según su jerarquía, posee algunas prerrogativas y funciones que otros no.

El sistema, tiene establecido el cronograma para los diferentes tipos de procesos, a saber, por ejemplo, demanda (actuación de parte), providencia inicial (resolución), notificación, contestación de la demanda (actuación de parte), etcétera. Además, permite al funcionario generar una base de datos de las resoluciones comunes, a fin de agilizar el trabajo, proponiendo en forma automatizada y de ese modo, un modelo de providencia o interlocutorio (ejemplo, providencia inicial).

En esta plataforma, para los abogados, fiscales, defensores y las partes, el mismo Judisoft permite cotejar el expediente formado, leer las resoluciones dictadas y previamente cargadas, sin posibilidad alguna de modificar o alterar ningún dato, es decir, es solo y absolutamente de lectura.

Así, el abogado desde su despacho controla las actuaciones cumplidas en el expediente en el que tiene intervención, siempre y cuando se le haya asignado el caso en el Judisoft. Los abogados deben estar habilitados para ingresar, con un usuario y una clave. El acceso es gratuito, y el servicio también.

El Poder Judicial gastó mucho por este servicio, que realmente a estas alturas, no sirve para nada.

Los primeros problemas al instalarse el sistema y que surgieron, fueron los siguientes:

Se contrapusieron a la carencia de conocimiento respecto al procedimiento, y esto se explica así:  un abogado conoce las etapas de los distintos tipos de procesos, pero los funcionarios, no todos son abogados, y es más, muchas veces, ni siquiera llegan a ser estudiantes.

Inoperatividad de la red, que debe entenderse como intranet, es decir, una red interna, propia, limitada solo a su servidor y usuarios habilitados.

Funcionario novel. Entiéndase que al principio se instruyó a los funcionarios existentes a conocer y utilizar el Judisoft; luego, pasa el tiempo, varios renuncian, otros se trasladan, y finalmente, algunos ascienden, llegando los nuevos. ¿quiénes enseñan a éstos?

Equipos obsoletos. Cuando se implantó el sistema de gestión jurisdiccional, también la Corte Suprema de Justicia tuvo que adquirir nuevos equipos, tecnología para que corra el programa, pero fue poco lo que se compró, y muchas veces, se utilizó lo que existía, nada más. En teoría, cada funcionario debe contar una terminal, es decir, una computadora desde donde operar.

Se enfrentaron a la masa bruta de abogados, quienes anterior al sistema de gestión jurisdiccional, eran rápidamente atendidos, y ahora, deben aguardar a que el oficial de secretaría registre todas las actuaciones en su computadora, antes de siquiera dirigirle la mirada; o a la vez, observaban con asombro y malestar que las actuaciones se cumplían (ya sea el dictado de alguna resolución o la contestación de un traslado), en el expediente escrito, pero no constaba absolutamente nada en el Judisoft.

Entre otras miles aproximadamente de peripecias y críticas.

Ahora, esto no es ni por aproximación, un expediente electrónico, pero como ya dije, sirvió como experimento.

1.1. Éxitos

No puede negarse que al instalarse el Judisoft, la Corte Suprema de Justicia logró importantes avances en materia informática, y de tal modo, se generó también expectativas significativas, respecto a lo que podría llegar a generarse.

1.1.1. Exilio de la máquina de escribir

Más institución que el propio Poder Judicial, fue siempre la máquina de escribir, al punto que muchos de los escritos judiciales que hoy se encuentran en los expedientes de los tribunales, todavía son redactados con la misma.

La máquina de escribir fue durante la historia una herramienta única de un valor supremo, superada –según mi opinión-, hoy día – precisamente-, por el procesador de texto.

Todavía en muchas ocasiones es requerida, y necesitada. Por ejemplo, en nuestro país, que tenemos déficit con el tema de la energía eléctrica, rápidamente y si no se cuenta con una computadora con autonomía suficiente, se recurre a las máquinas de escribir. También, son la pasión para los escritores, que solamente así sienten a las palabras hablar.

Pero volviendo a nuestro tema, con la implantación del sistema de gestión jurisdiccional, se exiliaron a las otrora indispensables herramientas de trabajo, dado que la misma no puede conectarse a la red, y al no poder hacerlo, es obsoleta para el Judisoft.

Se desintegró de ese modo el concepto judicial de la máquina de escribir, salvo algunos juzgados de paz, y otros juzgados del interior, que aún las mantienen, pero en los que no se instaló el Judisoft.

Se colocó en lugar de la máquina de escribir, a las computadoras, con impresoras de cinta, tinta o láser, más rápidas, y con la capacidad de gestión de la base de datos, que es lo que permite diferenciarla en forma radical.

1.1.2. Modernización de la Secretaría del Juzgado

El Juzgado se convirtió en un lugar más moderno. Algunos autores en este sentido y contexto refieren justamente que el Poder Judicial debe pensarse como una empresa, y toda empresa, cuando más moderna y adecuada a los tiempos sea, mayor éxito representará.

Las mismas, las empresas, procuran efectivizar el trabajo de sus operaciones (los clásicos box o cubículos de trabajo), donde el operador sólo se dedica a realizar la actividad para el que fue contratado, a través del medio proporcionado, que en la mayoría de los casos son computadoras conectadas a una red interna de trabajo, y al servidor principal.

Entonces, allí el Poder Judicial avanzó considerablemente, permitiendo que se modernice la secretaría, haciendo más efectivo el servicio de justicia.

1.1.3. Primeros pasos para la utilización del expediente electrónico

Particularmente no creo que fue elaborado el sistema de gestión jurisdiccional para dicho efectos, pues el objetivo del mismo más estuvo basado en transparentar las actuaciones judiciales, y permitir a los abogados, fiscales y hasta a las partes inclusive, corroborar lo que ocurre en el expediente, a través de Internet.

Sin embargo, como una derivación natural, se avanzó hacia la utilización de lo que en próximos años, se conocerá como el “expediente electrónico”.

1.1.4. El servicio es gratuito

Este es un éxito importante, y merece pleno reconocimiento, pues el usuario no abona absolutamente nada por el servicio. A los funcionarios judiciales, se le recargó con el trabajo de ir cargando toda la información disponible en el sistema, sin abonársele por eso, ni un guaraní más, es decir, pasó a ser parte de su actividad cotidiana.

1.1.5. Control remoto

Desde mi despacho, a cualquier hora, ingreso al Porta Jurisdiccional de la Corte Suprema de Justicia, el que me da acceso directamente, luego de introducir el usuario y la clave respectiva, al listado de mis expedientes que se me asignó en la secretaría de casa juzgado civil, laboral y penal, de primera instancia, y que cuenta con el Judisoft.

Puedo controlar todas las actuaciones que fueron cargadas al sistema, y cotejar las resoluciones dictadas, siempre que los datos hayan sido introducidos correctamente, pues muchas de las resoluciones no se leen, o no aparecen totalmente, o son mal imputadas.

Si el usuario no está asignado al expediente, no podrá acceder al mismo.

1.1.6. Mejoramiento de la calidad de funcionarios

Como la máquina de escribir fue exiliada, muchos debieron recurrir rápidamente a los centro de estudios de computación, a los efectos de estar al día con el universo virtual.

Esto fue difícil para funcionarios que tenían más antigüedad que el mismo código de Hammurabi, pero fácil para los nuevos, que ya nacen con teléfonos con tecnología táctil.

1.1.7. Mejor servicio

Claro, no puede negarse el hecho que el servicio mejoró, y solo basta uno o dos ejemplos para el efecto.

Respecto a la reestructuración de la secretaría del Juzgado, de sus casilleros y expedientes, el sistema informático permite ordenarlos en la forma que siguen su tramitación, al punto que aquellos que fueron finiquitados, necesariamente el Judisoft los coloca en el módulo de expedientes finiquitados, y en la secretaría, debe darse de baja dicho expediente, remitiéndose a la sección respectiva. Cuando algún interesado pregunte por el citado expediente, en la secretaría respectiva, automáticamente el sistema arroja como resultado que el expediente se tramitó allí, pero actualmente se halla remitido a la Sección Archivo, lo que agiliza enormemente, si la base de datos coincide con la realidad, el estado de los procesos.

Así también, respecto al estado de los juicios, el oficial de secretaría –si tiene correctamente actualizada su gestión y carga de datos de los expedientes-, directamente da respuestas a los profesionales que se acercan a la secretaría del juzgado, solamente haciendo un par de clic, lo que agiliza en gran medida la atención de los citados.

1.2. Fracasos

1.2.1. Falta interacción

Hoy Internet es uno de los principales medios de comunicación, pero su éxito radica en la posibilidad que tienen los usuarios de interactuar, antes a través de mensajes, hoy, en vivo y en directo.

Sin embargo, con el Judisoft, solo hay una comunicación unidireccional, lo que no sirve más que para información, que a la vez tiene la terrible y temible presunción de ser falsa. Una información falsa, no tiene valor alguno.

1.2.2. No es constante

A cada tiempo se suspende el servicio, cae la red, tienen problemas de virus, entre otras. La última actualización generó la interrupción de casi tres meses del servicio.

1.2.3. Implementación parcial

Llega a elevarse el expediente al tribunal de apelación, y desaparece por completo del mundo virtual. Si el expediente se tramitó en el juzgado de primera instancia de Santa Rita, directamente no existe para el Judisoft.

No están en red, los juzgados de paz. Tampoco, hasta donde conozco, los tribunales de apelación de las distintas circunscripciones judiciales de la República, salvo algunas excepciones en la capital del país.

1.2.4. Factor humano

La Corte Suprema de Justicia implementó una oficina para realizar el seguimiento a los funcionarios, respecto al registro o no de las actuaciones cumplidas en el Judisoft. Allí, más bien fallamos los usuarios del servicio, pues ninguna denuncia se realizó cuando el oficial de secretaría no cargó una actuación, o no lo registró en el sistema, o contra el actuario cuando no finalizó una resolución, o se cargaron algunas equivocadas, o a medias, entre otras miles de cuestiones.

1.2.5. No se desarrolló

El sistema de gestión jurisdiccional nació y quedó en ese estado, casi vegetativo. No se comunica, no se mueve, está sordo y es torpe. Esto tiene que ver con la interacción, más arriba expuesto.
Hasta el día de hoy, no se puede contestar un traslado por esta vía, ni siquiera interponer un recurso. No puede una parte darse por notificada de una resolución de mero trámite siquiera, ni nada por el estilo. Apenas, puede seguirse la tramitación.

2. El expediente electrónico

No es un sueño imposible de realizarse, y por el contrario, cada día que pasa, estamos más cerca de tenerlo por todos los países limítrofes, y luego de diez años, como ocurrió con la Ley de la firma digital, en nuestro país.

2.1. Reforma procesales

En el año 2005, como es de conocimiento, se presentó por la Corte Suprema de Justicia como anteproyecto de ley al Congreso, del Código Procesal General, que hasta la fecha, no tuvo ningún tipo de tratamiento.

No obstante, dicho Código no contempla absolutamente nada respecto a los avances tecnológicos existentes, y cambiantes.

Podría entonces, estando el mismo aún sin pronunciamiento, mejorarse lo referente a la posibilidad si quiera, de implementar el expediente electrónico, por lo menos a modo piloto para algunos casos, o para algunas partes, que ya están sedientas de que el mundo virtual ingrese al tribunal de mármol.

2.2. Compromiso con el ambiente

El expediente electrónico representa uno de los mejores puntales del compromiso con el ambiente, dado que se economiza papel y tinta.

3. Propuestas

3.1. Interacción: Es necesario habilitar la plataforma para interactuar. No puede el operador solo observar, sino tiene que tener la opción de poder realizar actos procesales consecuentes a lo que el sistema le está mostrando.

3.2. Difusión: Judisoft está quedando en el olvido, y con ello, se retrocede. Es como cuando se inicia la construcción de un edificio; se empieza bien, con todo, con las bases respectivas, planteando las posibilidades de crecer, ampliar, desarrollarse, pero pasado el tiempo, se abandona el proyecto, se deja de actualizar el servicio, y queda todo desatendido, descuidado, desamparado. Entonces, es allí cuando se pierde dinero y recursos importantes.

3.3. Conclusión: Se debe terminar de implantar el sistema en todas las instancias judiciales; primera instancia ya en su gran mayoría cuenta con el servicio; segunda instancia aún falta; la Corte cuenta con un sistema interno, que debe exteriorizarse como los de las demás instancias.

3.4. Desarrollarse: Finalmente, es menester avanzar al siguiente paso, el de creación de la plataforma para el expediente electrónico, adecuándose desde ahora no solo el proyecto del Código Procesal General, sino también el del Código de Organización Judicial.

Javier Rojas Wiemann

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *